A Catedral

Entonces empecé a ver de otra manera la superficie blanca del papel en que iba a dibujar. Dejó de ser una página limpia, lisa, para convertiré en un espacio vacío.  Su blancura se transformé en una zona de luz ilimitada, opaca, por la que uno podía moverse, pero no ver a su través.  Sabía que en cuanto dibujara una línea en ella, -o a través de ella- tendría que controlarla,  no como el conductor de un coche,  en un solo plano, sino como un piloto en el aire, ya que el movimiento era posible en las tres dimensiones.” JOHN BERGER. Sobre el dibujo.

DSC_0194

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s